🥇 [2021] Estudiantes de secundaria en México I professionalcolleagues.org/


Antes de comenzar por mencionar lo que considero que son los requisitos de los jóvenes de entre 15 y 18 años, debo comenzar por contextualizar la situación educativa y social de este grupo de edad en particular.

En México los ciclos escolares se dividen en Básico (Preescolar 2 años, Primaria a partir de 6 años con una duración de 6 años y Secundaria 3 años), un total de 11 años para este ciclo. Luego viene la Educación Secundaria Superior, el Bachillerato, que, hasta ahora, no es obligatorio -aunque eso ayudaría a ampliar el espectro de cobertura- y tiene una duración promedio de 3 años (en este caso particular tenemos dos modalidades principales: a) Bachillerato Tecnológico, que prepara para una inserción más rápida en el mercado laboral, es decir, brinda herramientas prácticas o técnicas para el ejercicio de un oficio, al que recientemente se le denomina “habilidades” para desarrollar un puesto de trabajo y, como esbozo, es el destino de los que no seguirán estudiando el próximo ciclo, el profesional; b) el Bachillerato Propedéutico, que se prepara para insertarse en una de las opciones profesionales que ofrecen las universidades, en esta opción encontramos a aquellos que tienen un plan de vida con profesión e incluso educación superior a la vista, que tienen un ingreso familiar algo mejor y , en general, la escolaridad de sus padres es superior a la que pretenden y no se matriculan en la primera opción. Luego tenemos la Educación Superior, la profesión, regularmente con una duración de 4 a 8 años dependiendo de la carrera elegida; esto seguido de maestrías y doctorados con una duración de 2 y 3 años, respectivamente.

La situación de los jóvenes en México es fácil de describir pero difícil de explicar y mucho más de asimilar, ya que la pobreza, la falta de empleo, la violencia familiar, todas ellas manifestadas en el fenómeno de la migración y el vandalismo hacen de nuestra juventud un tema apasionante.

Tomemos la información más reciente en relación a la juventud, se trata de la Encuesta Nacional de Juventud 2005, realizada por el Instituto Mexicano de la Juventud a través del Centro de Investigaciones y Estudios sobre la Juventud, publicada en el mes de mayo de 2006. El rango de La La edad contemplada para la encuesta es de 12 a 29 años en toda la extensión territorial de la República Mexicana, las subdivisiones de edad son 12-14 años, 15-19 (es la que tomaremos para el artículo), 20 – 24 y 25-29 años.

En la franja de edad de 15 a 19 años, solo el 61% de los jóvenes estudia y otro 7,5% estudia y trabaja, quedando un 16% que no estudia ni trabaja. El 37,5% de los jóvenes deja de estudiar, mayoritariamente entre los 15 y los 20 años, es decir, cuando ingresan al bachillerato o la licenciatura, y las mujeres toman hasta 10 puntos el porcentaje sobre los hombres, y las mujeres dejan de estudiar principalmente por culpa de sus padres ya no les permiten continuar porque tienen que cuidar a un familiar (hermanos menores, ancianos) y los hombres lo hacen por la necesidad de trabajar o porque, literalmente, “no les gusta estudiar”.

En relación al primer empleo, tanto hombres como mujeres tienen entre 17 y 18 años, notando la preocupación por insertarse en la vida productiva y al mismo tiempo se nota la presión familiar para comenzar a generar ingresos.

Los aspectos a trabajar en este mapa de la juventud mexicana en cuanto a orientación educativa son:

1. La cobertura no es una cuestión de orientación, pero la decisión de los egresados ​​de secundaria de incorporarse a un programa de Educación Secundaria Superior debe estar influenciada por el consejero de ese nivel, tratando de convencer a los jóvenes de un mejor nivel de perspectiva y calidad de vida si tu grado de estudios es mayor.

2. La participación de los padres en la decisión de seguir estudiando es fundamental, ya que, en general, no han accedido al bachillerato, por lo que se convierte en un arma de doble filo, o quieren que sus hijos tengan mejores oportunidades que ellos o ellos mostrar su desinterés por la escuela y convertirla en una cultura familiar; En cualquier caso, lo que se requiere es tener un acercamiento al mismo tiempo con los padres para hacerles notar la diferencia entre continuar sus estudios o truncar una posible carrera exitosa.

3. Los pagos de matrícula, transporte, hospedaje y alimentación son en ocasiones motivos de deserción, por lo que es fundamental consultar los programas gubernamentales de apoyo o becas a los estudiantes, que existen en México y en la mayoría de las universidades. , y enviarles la información pertinente y oportuna para que quienes en este caso lo sean, completen exitosamente su paso por el bachillerato.

4. Los programas semiescolares, o semipresenciales y a distancia son una alternativa para que los alumnos de este nivel se incorporen al sistema educativo que, por motivos laborales, no puedan hacerlo en un programa escolar tradicional.

5. El trabajo del orientador a nivel individual, grupal, así como masivo para dar a conocer las diferentes opciones profesionales es de suma importancia en este nivel, ya que es durante el bachillerato que deciden retirarse por no saber qué opciones Hay después de este nivel, además de equivocarse, su elección de carrera emigrará a otra y así solo logrará frustración y un costo altísimo para el estado. Por ello, el orientador debe aportar la mejor información y realizar el análisis adecuado de las circunstancias de cada alumno para asegurarse de que está perfectamente integrado en la carrera de su primera elección.

6. El orientador debe sensibilizar a los docentes sobre los rasgos característicos de la etapa de desarrollo por la que atraviesan los estudiantes de este rango de edad para flexibilizarlos en sus solicitudes académicas y en lo que, en ocasiones, se manifiesta como autoritarismo. Además, en el caso de mi universidad, el profesorado no tiene una formación como tal y es necesario pasar por un proceso de formación en didáctica, estrategias de enseñanza y psicología del adolescente.

7. Los alumnos DEBEN aprender a conocerse, a amarse, ya que la mayoría de los problemas que surgen tienen que ver con la baja autoestima y la poca valoración de sus capacidades, ya que, por lo general, provienen de entornos familiares en los que va en sus cabezas todo el tiempo que son inútiles, que son estúpidos, que no saben o no pueden hacer las cosas, etc. -esto lo dicen sus padres que tienen poco o bajo nivel cultural y educativo y por lo tanto no tienen el nivel lingüístico o trasfondo conceptual al diálogo- y esto hace que busquen alternativas poco saludables para destacar o llamar la atención o pedir ayuda, como trastornos alimentarios, adicciones a drogas legales e ilegales, videojuegos, sexo y que además tengan conductas que les conduzcan a suicidios lentos o que son peligrosos para la salud.

Hay mucho trabajo para el orientador y todo debe hacerse con la mayor profesionalidad posible ya que a este nivel de secundaria ingresan niños en busca de identidad y se gradúan ciudadanos del mundo.



🥇 [2021] Estudiantes de secundaria en México I professionalcolleagues.org/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *